Se encuentra usted aquí

 

Cómo calcular qué potencia contratar

Cómo saber qué potencia eléctrica contratarpotencias normalizadas

La potencia eléctrica es la que permite conectar una serie de aparatos al suministro para tenerlos funcionando a la vez. El importe que se paga por la potencia contratada aparece en la factura bajo el término de potencia, que es el fijo de la luz. Al hacer el contrato de luz es imprescindible realizar previamente un cálculo de potencia para saber qué potencia contratar y no pagar en exceso en las facturas de la luz.


¿Qué es la potencia contratada?

La potencia eléctrica es la cantidad de energía de la que puede hacer uso el consumidor en un momento concreto. En la práctica, esto significa que la potencia contratada es aquella que permite conectar tantos aparatos a la vez como energía demanden sin que lleguen a saltar los plomos, es decir, el ICP.

El ICP es el Interruptor Controlador de Potencia. Este es el dispositivo que se acWtiva cuando detecta que la instalación eléctrica de la vivienda está haciendo uso de más cantidad de energía de la que tiene contratada. Al activarse, el ICP corta el suministro de electricidad de forma momentánea hasta que se desconectan los aparatos y se vuelve a subir el interruptor.

La potencia contratada define cuánto se va a pagar por el término fijo de la factura de la luz, ya que el término de potencia hay que abonarlo para continuar teniendo conectado el suministro, aunque no se realice ningún tipo de consumo.

El precio por la potencia se expresa en precio por kW. Se puede definir al día, pero las compañías lo suelen plantear en sus ofertas de tarifas de luz como kW/año.

 

¿Qué potencia contratar para mi casa?

Decidir correctamente la potencia contratada es fundamental para disfrutar de todas las comodidades deseadas en la vivienda y no pagar de más en las facturas de luz. Para saber qué potencia contratar es imprescindible hacer un cálculo de la potencia necesaria.

Una vez comprobada la demanda de energía que hace falta para cubrir todas las necesidades, hay que elegir una de las potencias normalizadas para seleccionar la que mejor corresponda. Las potencias normalizadas son diferentes entre instalaciones monofásicas y trifásicas, ya que en función del tipo de instalación será necesario tener cobertura de una u otra forma.

Instalaciones monofásicas y trifásicas
 

Las instalaciones eléctricas pueden ser de dos tipos: monofásicas o trifásicas. Estas se diferencian por la forma en la que está conectado el circuito de electricidad. Las instalaciones monofásicas consisten en un único circuito al que se conectan todos los aparatos de la vivienda. De esta forma, entre todos copan los kW de potencia contratados. En el caso de las instalaciones trifásicas, los kW de potencia contratada se dividen en los tres circuitos de los que se compone la instalación. Así, según la zona de la vivienda en la que se encuentre el usuario, podrá tener acceso a la conexión de un número de aparatos diferente.

Los diferentes tramos de potencia de luz son los siguientes (se indica también la intensidad en amperios del ICP correspondiente):

Tramos de potencia normalizada de luz
Intensidad ICP (A) Instalaciones monofásicas Instalaciones trifásicas
15 3.45 kW 10.392 kW
20 4.6 kW 13.856 kW
25 5.75 kW 17.321 kW
30 6.9 kW 20.785 kW
35 8.05 kW 24.249 kW
40 9.2 kW 27.713 kW
45 10.35 kW 31.177 kW
50 11.5 kW 34.641 kW
63 14,49kW 43,648kW

El cliente que actualmente no cuente con una potencia normalizada (por ejemplo, 3.3 kW o 4.4 kW), no tiene por qué cambiar su rango de potencia a no ser que realice alguna modificación en su contrato, como un aumento o reducción de potencia eléctrica, la contratación de una tarifa con discriminación horaria, etc.

La elección de la mejor potencia contratada depende de:

  • El tamaño de la vivienda.
  • El número de personas que habitan en ella.
  • La clase de equipamiento de eléctrico con el que cuenta.

Claves para calcular la potencia eléctrica necesaria

Calcular la potencia es una operación fundamental para saber qué potencia contratar. Para hacerlo, se recomienda llevar a cabo algunas de las siguientes opciones:

  1. Pedir asesoramiento a un electricista experto, que calculará la potencia necesaria en la vivienda según el equipamiento del que consta.
  2. Utilizar una calculadora de potencia, que hacen una estimación de la potencia necesaria según el número de personas que viven en la vivienda y del equipamiento eléctrico que tiene.
  3. Hacer un cálculo manual sumando la potencia de cada uno de los electrodomésticos que suelen estar conectados a la misma vez.

Hay que tener en cuenta que la potencia eléctrica elegida no puede ser mayor a la potencia máxima admisible. Este nivel viene indicado en el Boletín de Instalación Eléctrica, que recoge todas las características que posee la instalación eléctrica de la vivienda. En caso de que el cliente desee contratar una potencia eléctrica superior a esta, deberá solicitar un nuevo certificado de instalación y hacer los cambios en ella que sean necesarios.

Por qué cambiar la potencia contratada

Debido a la gran importancia de la potencia eléctrica sobre las características del suministro, hay algunos casos en los que puede ser conveniente cambiar la potencia contratada. En este sentido, se puede contar con un aumento o una reducción de la potencia contratada.

  • ¿Cuándo cambiar la potencia contratada?
  • Si el ICP salta continuamente, lo cual significa que hay menos potencia de la necesaria por lo que habrá que solicitar un aumento.
  • Si se quiere ahorrar en las facturas de luz, para lo que habrá que solicitar una reducción.
  • Si realmente se ha comprobado que hay más potencia contratada de la que se necesita y se quiere bajar para reducir las facturas.

Hay que tener en cuenta que solo se puede hacer un cambio de potencia eléctrica al año, por lo que es imprescindible realizar el cálculo de potencia para hacer el ajuste correcto. En caso contrario habrá que tener la misma potencia contratada hasta que se pueda hacer el próximo cambio, con lo que ello pueda conllevar: un importe por las facturas demasiado alto, si el error es al alza, o una situación de incomodidad en la vivienda al no poder utilizar los electrodomésticos con normalidad, si, por el contrario, se baja más potencia de la debida.

En ambos casos, tanto al aumentar la potencia contratada como al bajarla, hay que abonar a la distribuidora los costes derivados de la operación. Estos son diferentes según la modificación que se realice y, en los casos en los que se paga un importe por kW, se aplicarán sobre cada kW de potencia modificado.

¿Cuánto cuesta cambiar la potencia contratada?
Precio del aumento de potencia contratada
  • Derechos de extensión:17,37 €/kW+IVA
  • Derechos de acceso:19,70 €/kW+IVA
  • Derechos de enganche:9,04 €+IVA
Precio por bajar la potencia contratada
  • Derechos de enganche:9,04 €+IVA

Un supuesto: si se aumenta la potencia de 3.45 kW a 5.75 kW, habrá que pagar dos puntos de potencia aumentada. Esto supondría el siguiente coste:

Derechos de extensión Derechos de acceso Derechos de enganche Total
34,74 € 39,40 € 9,04 € 83,18 €

¿Se puede volver a cambiar la potencia contratada a como estaba antes?La potencia contratada puede cambiarse a la que estaba anteriormente sin ningún problema. Sin embargo, habrá que esperar el año de rigor. Si se trata de una vivienda en alquiler, será posible ajustar la potencia contratada al hacer el cambio de titular de la luz.

¿Cómo bajar la potencia contratada?

Bajar la potencia contratada es una forma segura y efectiva de ahorrar en las facturas de la luz. Para hacer esta gestión es necesario contactar con la comercializadora con la que esté contratada la luz y solicitar el cambio.

A la hora de hacer la reducción de potencia, la compañía solicitará los siguientes datos:

El cambio de potencia se realiza en un plazo de 15 a 20 días hábiles. Antes de que se efectúe, se recibirá una última factura con la potencia eléctrica actual.

¿Cuánto se paga por la potencia de luz?

El importe que hay que pagar por la potencia de luz se refleja en el término de potencia de la factura de luz. Este coste de penderá:

  1. De la potencia contratada.
  2. Del precio por el kW que tenga la tarifa de luz contratada.

Así, las variables que afectan al posible ahorro en la factura son bajar la potencia a la mínima necesaria y escoger una tarifa eléctrica con un precio por la potencia interesante para el bolsillo del consumidor.

El ahorro que se consigue por bajar la potencia es proporcional a cada punto de potencia que se reduzca. Sin embargo, para hacernos una idea de cuánto puede suponer esto de forma acumulada al reducir la potencia contratada de 9.02 kW a cada uno de los rangos inferiores.

 

Tarifas de luz para ahorrar en potencia

Dentro del mercado de la electricidad hay una gran variedad de tarifas entre las que pueden elegir los consumidores. Las tarifas disponibles se diferencian entre el mercado regulado (que es la tarifa de luz el Gobierno, el PVPC) y las tarifas del mercado libre.

Veamos qué precio por el kW ofrecen las tarifas destacadas de las principales comercializadoras.

Precio por la potencia de tarifas de luz
Compañía Tarifa Término de potencia
Precio potencia PVPC

PVPC    €/año
Compañía de luz Endesa

One Luz    €/año
Compañía de luz Iberdrola

 

Más info

Conecta Luz    €/año
Compañía de luz Gas Natural Fenosa

Más info

Plan Hogar a Medida    €/año
Compañía de luz Viesgo

Centinela + Tu Asistente    €/año
Compañía de luz EDP

Fórmula Máximo Ahorro 24H    €/año
 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar