Energy Call

¡Selectra te ayuda con tus gestiones de luz y/o gas!

Nuestros expertos en energía te resolverán todo el proceso para que no tengas que preocuparte de las gestiones. Así de fácil!

(lun-viernes 8h-22h, sábado 9h-21h, domingo 10h-19h)

Interruptor general automático: obligatorio en el cuadro eléctrico

interruptor-general-automatico

El interruptor general automático o IGA es un componente indispensable del cuadro general de mando y protección. Se trata de un elemento de seguridad capaz de cortar el suministro ante posibles sobrecargas o cortocircuitos. Te indicamos la función del IGA, dónde se localiza y cómo rearmarlo.


¿Qué es el Interruptor General Automático o IGA?

El interruptor general automático, también conocido como IGA, es uno de los elementos principales que componen el cuadro eléctrico de una vivienda. Este tiene la capacidad de suspender la corriente eléctrica cuando exista riesgo de sobrecarga o cortocircuito en un inmueble o local.

Siempre que se supere la potencia máxima admitida por la instalación eléctrica, el IGA interrumpirá el suministro de luz. Según lo dispuesto en el Real Decreto 842/2002, el interruptor general automático debe tener la capacidad de cortar el suministro cuando se produzcan sobrecargas o cortocircuitos con una intensidad mínima de 4.500 amperios (A).

El IGA es un elemento de carácter obligatorio en el cuadro eléctrico, puesto que es el único elemento capaz de evitar que se supere la potencia que puede resistir la instalación. Cabe destacar que el IGA es insustituible, independientemente del dispositivo de control utilizado para la potencia.

Por motivos de seguridad, se recomienda que los usuarios apaguen este interruptor cuando reparen cualquier elemento de la instalación eléctrica.

¿Dónde está el IGA en el cuadro eléctrico?

El interruptor general automático empezó a incluirse en los cuadros eléctricos después de su estandarización en 2002. Este se localiza normalmente junto al interruptor de Protección Contra Sobretensiones (PCT).

A día de hoy, además del interruptor general automático, los cuadros de luz deben incluir obligatoriamente los siguientes elementos:

  • Interruptor diferencial general (ID): este interruptor tiene la capacidad de detectar fugas de corriente cuando hay un electrodoméstico defectuoso o alguna anomalía en la instalación.
  • Pequeños Interruptores Automáticos (PIAs): protegen del exceso de potencia a los circuitos interiores en los que se divide una instalación y sus aparatos eléctricos (alumbrado, enchufes, horno, calefacción entre otros).
  • Protección Contra Sobretensiones (PCS): protege los aparatos eléctricos en caso de sufrir un pico de tensión desviando la corriente.

También existe otro interruptor obligatorio en la instalación eléctrica, aunque este puede situarse dentro del cuadro eléctrico o en el contador de luz: el interruptor de control de potencia (ICP). La función del ICP es la de interrumpir el suministro si se supera la potencia contratada en la edificación.

¿Cuál es la diferencia entre IGA e ICP?

Aunque ambos son interruptores omnipolares (con capacidad de cortar el suministro de luz en toda la vivienda), se trata de dos elementos con funciones diferentes en la instalación:

  • El IGA corta el suministro cuando la potencia demandada por el cliente es superior a la que puede soportar la instalación eléctrica, protegiendo así la vivienda de cortocircuitos y sobrecargas.
  • El ICP, por su parte, tiene la capacidad de cortar el suministro cuando el cliente supera la potencia contratada.

Ambos elementos son obligatorios e independientes el uno del otro en la instalación eléctrica, siendo insustituibles.

¿Qué IGA instalar en una vivienda?

En una vivienda doméstica se deberá colocar un interruptor general automático con una intensidad mínima de 25 amperios (A). También será necesario fijarse en el tipo de instalación eléctrica, puesto que esta condiciona la apariencia del IGA. El usuario podrá encontrarse con las siguientes situaciones:

 Instalaciones monofásicas

Propias de los puntos de suministro doméstico. El IGA en este caso está formado por dos palancas. Este sistema tiene una sola fase, lo que quiere decir que todos los aparatos eléctricos están conectados a un único circuito y, por ende, la potencia contratada está disponible para todo este circuito.

 Instalaciones trifásicas

Son comunes en empresas o industrias. En esta situación el IGA está compuesto por tres palancas. El sistema trifásico tiene tres fases y tres corrientes alternas, lo que quiere decir que la instalación eléctrica se distribuye en tres instalaciones que alimentan diversas partes de la vivienda. A diferencia de la monofásica, la potencia eléctrica está dividida en tres partes iguales.

Una vez indicadas las diferentes formas que puede tener un IGA dependiendo del tipo de instalación, cabe destacar que este interruptor general automático está colocado por defecto en el cuadro de electricidad (conocido como cuadro general de mando y protección). Sin embargo, en caso de necesitar sustituirlo se pueden encontrar diversos modelos y precios. Para evitar accidentes es recomendable contactar con la ayuda de un experto cuando se necesite realizar algún cambio dentro del cuadro eléctrico.

El precio del IGA dependerá de sus características y marca. Mostramos a continuación una tabla de precios para conocer el coste aproximado de este interruptor:

Precio del IGA
Marca Amperaje (A) Precio
Schneider Electric 16 7,39 €
25 7,49 €
Legrand 16 5,85 €
32 15,45 €
Revalco 40 49,72 €
Hanger 20 7,29 €
Chint 40 5,99 €

IVA incluido

¿Por qué salta el IGA y cómo solucionarlo?

El IGA cortará la luz cuando se exceda la potencia máxima admitida por la instalación (detallada en el Boletín Eléctrico) o haya una subida de tensión que pueda poner en peligro la instalación eléctrica. Para restablecer la luz en caso de que salte el interruptor, simplemente se deberá subir la palanca del IGA.

Lo más recomendable para que el IGA no corte el suministro es que no haya muchos electrodomésticos encendidos al mismo tiempo.

Asimismo, existe la posibilidad de que el corte de luz se deba a un problema de la red de distribución o en la propia instalación. ¿Cómo se debería actuar en cada caso?

  • Avería en la red de distribución: el usuario tendrá que contactar con la distribuidora eléctrica de la zona en la que se encuentra la vivienda. Durante la llamada, la distribuidora requerirá los datos identificativos del cliente y tratará de conocer la causa de la avería para solucionarla.
  • Avería en la instalación: en esta situación, las personas afectadas deberán recurrir al servicio de mantenimiento que tengan contratado. Si no se dispone de dicho servicio, será necesario contactar con un instalador homologado o especialista.
actualizado a
91 198 33 63
Te llamamos