Se encuentra usted aquí

Discriminación horaria

La discriminación horaria es una modalidad de tarifa eléctrica, donde se establece un precio para el kilovatio hora (kWh) más barato durante la noche y el doble de caro para las horas del día.Este tipo de oferta se puede contratar tanto con las comercializadoras de mercado libre como del regulado.

Esta tarifa puede ayudar a ahorrar en la factura de la luz, pero solo es efectiva si se produce mucho gasto en las horas nocturnas y si se tienen unos hábitos de consumo muy controlados.


¿Qué tipos de discriminación horaria hay?

La discriminación horaria se conocía anteriormente como "tarifa nocturna", pero fue cambiada de nombre en el año 2008 e incorporó una serie de cambios que afectaron al consumidor, como la subida del precio en las horas punta y el incremento de las horas valle.

 La discriminación horaria (2 periodos) divide el día en dos franjas horarias donde una es más barata que la otra:

  • Franja valle que es la más barata y pertenece a las horas nocturnas.
  • Franja punta es la más cara y se encuentra en las horas diurnas.

 La discriminación horaria (3 periodos) fracciona el día en tres franjas, muy similares a las de la discriminación horaria en dos periodos, solo que incorpora una nueva:

  • Franja supervalle que es la más barata de todas y se engloba en las horas de madrugada.
  • Franja valle que es barata aunque no tanto como la supervalle.
  • Franja punta que siempre es la más cara.

Discriminación horaria en dos periodos

La discriminación horaria en dos periodos ofrece un precio de consumo distinto en cada franja, pero también se determina un horario distinto dependiendo de si es verano o el consumo se realiza en invierno.

Por lo tanto, el cliente que suscriba este tipo de tarifa nocturna tiene que acogerse a un horario establecido, que varía dependiendo de si se consume en verano o en invierno. El siguiente cuadro muestra las horas más baratas al igual que las más caras para el consumidor:

Fecha del año Horas punta (+ caras) Horas valle (+ baratas)
Invierno 12:00 a 22:00 horas. 22:00 a 12:00 horas.
Verano 13:00 a 23:00 horas. 23:00 a 13:00 horas.

Discriminación horaria en tres periodos

La discriminación horaria en tres periodos dispone de un precio, que se establece para tres franjas horarias distintas y además se dispone del mismo horario para cada época del año. La única diferencia que existe con la otra discriminación es que incorpora el periodo supervalle.

Generalmente, las grandes empresas que tienen más de 15 kilovatios (kW) contratados tiene esta modalidad, dado que disponen de una tarifa de acceso 3.0 de electricidad. El siguiente cuadro muestra el horario que el usuario tiene que emplear para ahorrar con esta tarifa eléctrica:

Horas punta (+ caras) Horas valle (+ baratas) Horas supervalle (mucho más baratas)
13:00 a 23:00 horas. 23:00 a 01:00 y de 07:00 a 13:00 horas. 01:00 a 07:00 horas.

¿Conviene la discriminación horaria?

La tarifa con discriminación horaria ofrece un precio del kWh más barato por la noche, pero el doble de caro en las horas del día y es una alternativa a las ofertas que tienen un precio único para todo el día.

Cada una de estas tarifas ofrece una serie de condiciones al cliente, pero éste tiene que ver cuáles son sus necesidades y sobre todo si tiene la capacidad de adaptar sus hábitos de consumo a unas determinadas horas. El siguiente cuadro muestra las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas:

TIPO DE TARIFA ELÉCTRICA VENTAJAS INCONVENIENTES
Tarifa con precio único.
  • No es necesario realizar un consumo controlado de la luz.

  • Se paga siempre el mismo precio a cualquier hora del día.
  • Evita pagar más si consume en horas muy caras.
  • No permite ahorrar mediante distintos precios.
  • Las empresas con tarifas 3.0 no pueden acogerse a ella.
Tarifa con discriminación horaria.
  • Permite ahorrar mucho dinero a las personas o empresas con un uso de electricidad muy específico.

  • Consumir más del 33% de la energía en horario valle supone un ahorro en la factura de la luz.
  • Se tiene que tener muy controlado el uso de la electricidad.
  • El horario con discriminación horaria también actúa en fin de semana.

  • Realizar mucho consumo en horario diurno puede resultar caro.

¿Hay que cambiar el contador eléctrico?

El contador digital permite contabilizar el consumo realizado en un determinado periodo de tiempo, pudiendo aplicarse un precio distinto en cada hora del día y el cliente con discriminación horaria tiene que disponer de este sistema de medición. A la hora de cambiar la tarifa pueden darse los siguientes casos:

  1. Si cambia a una tarifa con discriminación horaria con contador digital, este sistema de medición tiene que ser cambiado por uno digital y que permita registrar el consumo eléctrico realizado en cada periodo horario.
  2. Si ya dispone de un contador digital no tiene que realizar ningún cambio.

El cambio del contador actual por uno digital corre a cargo de la distribuidora de su zona, que manda a un técnico que se encarga de toda la gestión, cobrando únicamente los derechos de enganche por ello.

La única excepción es cuando el contador está en propiedad, siendo el cliente quien busque una empresa instaladora que cambie el contador o que se lo solicite a su distribuidora, y por ello tiene que abonar un importe extra.

¿Cómo contratar la tarifa con discriminación horaria?

Para contratar una tarifa con discriminación horaria, el usuario tiene que ponerse en contacto con la comercializadora que mejor tarifa le ofrezca y facilitar todos los datos que se detallan a continuación:

La compañía eléctrica no debe requerir ningún documento adicional, pero en caso de necesitarlo se pondrá en contacto con el usuario y se lo requerirá para que pueda mandarlo lo antes posible.

¿Cuánto tardan en cambiar la tarifa de luz?

El cambio de tarifa de luz se gestiona en el mismo momento de llamar a la comercializadora, pero es importante distinguir entre el momento en el que se realiza la llamada y cuando se hace efectiva mediante la facturación:

  1. El cambio de tarifa eléctrica se realiza en el momento en el que el cliente contacta con la comercializadora y le proporciona todos los datos para el trámite.
  2. Cambiarse a una tarifa con discriminación horaria se hace efectivo en la factura de luz, en un plazo de 15 a 20 días hábiles donde se puede recibir una última factura con las condiciones anteriores y tras haberse abierto un nuevo periodo de facturación se envía el nuevo recibo.

Precio por cambiar de tarifa normal a discriminación horaria

Cambiar de una tarifa normal a una con discriminación horaria, puede conllevar un coste extra para el cliente que se ajuste a ese tipo de modalidad, dado que es muy posible que tenga que cambiar el contador analógico por uno digital. El precio establecido se basa en un derecho que se abona a la distribuidora de su zona:

 El derecho de enganche implica pagar 9,04€ + IVA.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar

Autor de la página web Alfonso Fernández es experto en mercados eléctricos y de gas natural.