Se encuentra usted aquí

¿Qué es el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio?

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
Relación entre el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio es el actual Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. En lo que respecta a la regulación del sector energético tiene las mismas competencias, pero dentro de Agenda Digital ahora se incluyen todos los aspectos que están relacionados con las telecomunicaciones.


Evolución del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio

El Ministerio de Industria es una de las carteras del Gobierno que se encarga de supervisar y regular todo lo que esté relacionado con el sector industrial en España, así como promover las políticas energéticas y controlar el mercado de los recursos.

Como tal, este Ministerio ha ido evolucionando a lo largo de la Historia, tomando diferentes nombres y competencias específicas en cada legislatura democrática. Así, el Ministerio de Industria ha sido:

  • El Ministerio de Industria de Energía, desde 1977 hasta el 2000, durante los Gobiernos de Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo-Sotelo, Felipe González y José María Aznar.
  • El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, desde el 2004 hasta el 2011, con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.
  • El Ministerio de Industria, Energía y Turismo, desde el 2011 hasta el 2016, la primera legislatura de Mariano Rajoy.
  • El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, desde el 2016 hasta nuestros días, que corresponde con el segundo mandato de Rajoy.

Por lo general, las competencias de esta cartera han pivotado siempre alrededor de las mismas materias, siendo este organismo el encargado de gestionar toda la normativa relativa al sector industrial y energético español.

Durante su etapa como Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, hubo tres ministros designados: José Montilla, Joan Clos i Matheu y Miguel Sebastián Gascón.

¿A qué se dedica el Ministerio de Industria?

El Ministerio de Industria, al igual que el resto de ministerios del Gobierno español, se encarga de supervisar y desarrollar la normativa que afecta a los sectores que abarcan sus competencias.

Como Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (2004-2011), este organismo gestionaba las tareas que anteriormente correspondían a la Secretaría de Estado de Comercio y Turismo, a la Secretaría de Estado de Energía, Desarrollo Industrial y de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Economía y a la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Actualmente, siendo el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, este departamento se encarga de:

  1. Todas las actividades relacionadas con el sector energético: desde la regulación de la normativa hasta su aplicación, pasando por la publicación de informes y la proyección de políticas sostenibles.
  2. Las operaciones y la actividad relativa al sector de las telecomunicaciones: redes de telefonía, alcance de las líneas, acceso a llamadas y datos móviles en el extranjero, asignar numeraciones telefónicas, expandir las redes de telecomunicaciones...
  3. El desarrollo de la televisión digital y la gestión de las frecuencias de emisión.
  4. El control de las actividades turísticas y la promoción de su oferta.

Competencias del Ministerio de Industria sobre Energía

Tras el cambio del Ministerio de Industria a Ministerio de Energía, la relevancia del sector energético dentro de la cartera ha cobrado especial relevancia. Tras la liberalización del mercado energético en 2008 y 2009, la necesidad de llevar un control férreo sobre la oferta de las comercializadoras ha hecho que su acción se haya visto expandida a nuevos aspectos.

Así, el Ministerio de Energía cuenta con la Secretaría de Estado de Energía, que es quien se encarga directamente y en primer grado de este sector. Esta entidad trabaja codo con codo con otros organismos como el IDAE (el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía) y la CNMC (la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) para asegurar el correcto funcionamiento de los mercados de la energía.

Además, es su obligación supervisar la utilización de los recursos energéticos de manera sostenible, así como desarrollar políticas que potencien la eficiencia energética en todos los ámbitos: en los hogares, en la industria, en el comercio...

Por otro lado, el Ministerio de Energía también es el encargado de estudiar el sector energético de nuestro país y promover medidas de mejora. Todos sus estudios suelen tomar forma de informes o publicaciones, como el Libro de la Energía, que, anualmente, detalla cuál es la realidad energética de España y cuáles son los retos que quedan por afrontar.

Este seguimiento se realiza de forma trimestral, lo cual ayuda a hacerse una idea de cómo es la evolución del balance energético en España.

En cuanto a la parte que los consumidores pueden ver como más cercana, del Ministerio de Energía depende el precio de los suministros energéticos. Esto es:

  1. El precio base de la luz que se aplica en las tarifas reguladas (el PVPC o Precio Voluntario al Pequeño Consumidor) y que las comercializadoras de libre mercado utilizan para calcular los descuentos y otras ventajas que ofrecen en sus tarifas.
  2. El precio del consumo y del fijo del gas en las tarifas TUR.
  3. La revisión bimestral del precio de las bombonas de butano reguladas.
  4. La revisión del precio del propano en bombonas y del propano canalizado.
  5. El establecimiento del precio de los carburantes.
  6. La regulación de los impuestos en materia energética, como el Impuesto por la Electricidad, el Impuesto de Hidrocarburos, los peajes de acceso o el famoso impuesto al sol.

En los aspectos contractuales, es el Ministerio de Energía el que dictamina qué forma debe tomar la factura de la luz, que conceptos debe contener y cómo deben llevarse a cabo los trámites más básicos como dar de alta la luz.

De este organismo depende diferenciar las competencias entre las distribuidoras y las comercializadoras, de forma que el consumidor siempre sepa a quién se debe dirigir si necesita ayuda.

Precio de la tarifa regulada de luz y gas

Precio de la tarifa regulada de luz y gas

Las tarifas reguladas de luz y gas dependen directamente del Ministerio de Energía. Este, a través de Red Eléctrica de España en el caso de la luz, y según el mercado mayorista en el caso del gas, establece los distintos precios que se aplican en estas tarifas que antes se conocían como de último recurso.

 Tarifa regulada de luz PVPC

La tarifa regulada de luz se denomina Precio Voluntario al Pequeño Consumidor desde el año 2014. Esta tarifa tiene la peculiaridad de que marca un precio de la luz distinto a cada hora todos los días, ya que varía en función de la oferta y la demanda prevista en el mercado mayorista o pool.

En este caso, el precio por la potencia eléctrica se mantiene estable durante el ejercicio, y se publica en el Boletín Oficial del Estado.

Por sus características, el PVPC también se conoce como tarifa de luz por horas. De ahí que para poder disfrutarla al 100% sea necesario instalar un contador eléctrico digital, capaz de registrar el consumo efectuado en cada momento.

Este tipo de contador de luz también es el que permite acogerse a la modalidad de discriminación horaria, compatible tanto con el PVPC como con las tarifas libres de luz. Así, el consumidor puede disfrutar de un precio más barato por su consumo eléctrico durante determinadas horas del día y pagar exactamente lo que le corresponde.

 Tarifa regulada de gas

La tarifa regulada de gas se sigue conociendo como Tarifa de Último Recurso del gas. Esta tarifa, al igual que el PVPC, debe contratarse con una Comercializadora de Referencia, que son las que tienen la aprobación del Gobierno para ofrecer y gestionar la contratación de las tarifas reguladas de energía.

En el caso del gas natural, existen dos modalidades de tarifa en función del consumo anual efectuado por el cliente doméstico:

  1. La TUR 1: para clientes con consumo anual <5.000kWh. Habitualmente, para los hogares que tienen cocina y agua caliente sanitaria por gas.
  2. La TUR 2: para los clientes con un consumo de entre 5.000kWh y 50.000kWh de gas natural al año. Por lo general, estos clientes son los que, además, tienen calefacción por gas en casa.

En el momento de la contratación, la comercializadora hace una estimación del consumo para adjudicar la TUR más adecuada en cada caso. Sin embargo, pasado el año, esta estimación se compara con la realidad y, si es necesario, se hace el cambio de tarifa a la que resulte más apropiada.

La principal característica de estas dos tarifas es que la TUR 1 tiene un precio por el consumo más alto que la TUR 2, mientras que el precio por el fijo del gas (que se destina a cubrir los gastos de mantenimiento por estar conectado a la red general) son más altos en la TUR 2 que en la TUR 1.

Sede Electrónica del Minetad

Minetad son las siglas del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. De este ministerio es del que depende la Sede Electrónica del Gobierno, que es la plataforma que está a disposición de los ciudadanos para hacer las gestiones y trámites que necesiten.

A día de hoy, por este medio tan sólo se pueden realizar determinados procedimientos. El proceso de expansión de este sistema depende directamente del departamento de Agenda Digital, que se encarga del desarrollo y gestión de la administración electrónica del Gobierno y de los servicios públicos digitales.

Trámites de la Sede Electrónica del Gobierno

Para acceder a esta plataforma y hacer los trámites necesarios se requiere una de las firmas digitales reconocidas y que, por lo general, son asignadas por esta misma entidad. En este sentido se aceptan tanto los sellos electrónicos como la AutoFirma y la eCoFirma.

Además, este sistema cuenta también con una pasarela de pago que permite abonar las tasas correspondientes a las gestiones que se van a realizar en caso de que tengan algún cargo.

El objetivo del desarrollo de este sistema es permitir el acceso a determinados trámites a todos los ciudadanos sin necesidad de tener que desplazarse o pedir cita en las instituciones oficiales, aligerando notablemente el proceso de gestión de muchos procedimientos.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar