Se encuentra usted aquí

¿Qué es la facturación por maxímetro?

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
Cómo factura la potencia un maximetro

En los lugares donde el suministro eléctrico no puede verse interrumpido, la instalación de un maxímetro en sustitución del ICP es imprescindible. Este aparato registra el consumo de potencia del inmueble en cada momento para realizar la facturación acorde que corresponda.


¿Qué es un maxímetro?

Un maxímetro es el instrumento de medida que se utiliza en los inmuebles en los que el suministro eléctrico es ininterrumpible, bien sea por razones de seguridad o por necesidad de consumo.

Este aparato se encarga de registrar la potencia demandada por cada punto de suministro en todo momento, de forma que se pueda saber en qué momentos se produce un exceso de uso de potencia y en cuáles no se llega al mínimo previsto.

El maxímetro suele colocarse en instalaciones con una tarifa de acceso 3.0A, que son las que cumplen los siguientes requisitos:

¿Cómo funciona un maxímetro?

El maxímetro registra la potencia eléctrica consumida por la instalación cada 15 minutos. La comercializadora efectuará la comparación entre la potencia consumida y la contratada y, en función del registro, procederá a cobrar la parte proporcional o la penalización correspondiente. En este sentido, podemos estar ante tres situaciones:

  1. Potencia <85% de la potencia contratada: se cobra el 85% del total.
  2. Potencia >85% y <105% de la potencia contratada: se factura el porcentaje exacto consumido en base al total contratado.
  3. Potencia >105% de la potencia contratada: el importe por el término de potencia será el de la potencia contratada más el doble del exceso a partir de su 105%.

En caso de que la tarifa contratada contemple la discriminación horaria, se podrán diferenciar diferentes tramos de potencia para cada franja horaria, de forma que el máximo establecido para el registro sea distinto para cada una.

Diferencia entre maxímetro e ICP

La principal diferencia entre el maxímetro y el ICP es su capacidad de registro de exceso de potencia y su reacción ante él.

En caso de tener un ICP instalado en la vivienda, cada vez que la instalación demande una potencia eléctrica mayor a la contratada, el interruptor saltará, suspendiendo así el suministro momentáneamente. La forma de reactivar el flujo es desconectando los aparatos y volviendo a subir el ICP.

En este caso, habrá que adaptar el consumo para que no vuelva a cortar la corriente eléctrica.

El maxímetro, por su parte, permite disfrutar de forma continua del suministro de luz aunque se supere la potencia contratada. Es por esta razón por la que su instalación se realiza en lugares donde no se puede permitir el corte de la corriente.

Tener un maxímetro instalado ofrece bastante seguridad a este respecto. Eso sí, conviene controlar en todo momento cuál está siendo nuestra demanda de energía para no tener que pagar mucho recargo por exceso de potencia en la factura de la luz.

¿Cómo sé si tengo la potencia contratada correcta?

Comprobar si la potencia que tenemos contratada es la correcta resulta más sencillo de lo que parece. Y la actividad tanto del maxímetro como del ICP es una buena señal para ayudarnos a descubrirlo.

 Si tienes instalado un maxímetro

Las facturas de los consumidores que tienen instalado un maxímetro han de reflejar cuál es el exceso de potencia en cada momento. Realizando un sencillo análisis de este dato, podremos saber fácilmente si nuestra potencia contratada es la correcta.

Si en ningún momento se supera el 85% de la potencia contratada, lo más probable es que tengamos más potencia contratada de la necesaria.

Por el contrario, si habitualmente tenemos que pagar recargo por exceso de potencia porque siempre superamos la potencia contratada, tendremos que estudiar si nos compensa más abonar el recargo o subir la potencia eléctrica algún punto.

Si tenemos discriminación horaria, será conveniente analizar si se cumple alguna de estas situaciones en alguna de las franjas horarias, para así adaptar la cantidad de potencia contratada a cada tramo y poder ahorrar en nuestra factura de luz.

 Si tienes instalado un ICP

Si tenemos instalado un Interruptor de Control de Potencia podremos saber si tenemos más o menos potencia contratada de la necesaria a partir de dos comprobaciones:

  1. Si el ICP salta a menudo, probablemente debamos aumentar la potencia contratada. A no ser que hayas incluido un conjunto de aparatos eléctricos de gran demanda recientemente, en principio será suficiente con que la subas un nivel. De esta forma podrás disfrutar de las comodidades que necesitas sin notar tanto la diferencia en el importe fijo del recibo de la luz.
  2. Si tu ICP nunca ha saltado, entonces puede que tengas la posibilidad de reducir la potencia eléctrica y ahorrar en tu factura de la luz. Una comprobación rápida: conecta a la misma vez todos los aparatos eléctricos que tienes en casa; si aún así el ICP no salta, ten la certeza de que puedes bajar tu potencia. Si se activa el interruptor, entonces realiza nuevamente la comprobación, esta vez conectando únicamente los aparatos que sueles utilizar de forma simultánea, ya que supondrán la demanda real de potencia que realizas habitualmente.

Calcular la potencia eléctrica necesaria

Contratar la potencia eléctrica correcta nos ayuda a ajustar al máximo el importe de la factura de la luz. Para calcular la potencia contratada que necesita nuestra vivienda para ofrecernos todas las prestaciones que deseamos, podemos hacer tres cosas:

  1. Utilizar una calculadora de potencia eléctrica, online y gratuita, que realice el cálculo por nosotros en función de los aparatos eléctricos que tenemos en casa y el uso que hacemos de ellos.
  2. Solicitar a un experto electricista que realice un estudio de potencia de la vivienda.
  3. Sumar nosotros mismos la potencia de cada uno de los aparatos eléctricos que utilizamos a la vez en casa, la cual podemos encontrar tanto en sus manuales de uso como en las indicaciones impresas sobre el propio electrodoméstico.

Una vez realizado el cálculo de potencia, deberemos elegir la potencia normalizada que se corresponda, de forma que podamos contratar la que mejor se ajusta a nuestras necesidades.

¿Cuándo puedo instalar un maxímetro?

La instalación de maxímetro se recomienda en situaciones en las que el suministro eléctrico no puede o debe ser interrumpido, como en edificios con ascensor, centros comerciales, fábricas, restaurantes y hoteles.

Generalmente, este tipo de aparato se coloca en todos aquellos inmuebles que tienen una potencia contratada mayor a 15kW. No obstante, los consumidores con una potencia contratada <10kW también pueden solicitar su instalación justificando el porqué de su necesidad.

En este caso, será la distribuidora eléctrica quien dé el visto bueno y autorice su instalación.

Para solicitar la instalación del maxímetro es necesario ponerse en contacto con la comercializadora, quien trasladará a la distribuidora la petición. Ésta, al igual que sucede con el ICP, enviará a un técnico para que habilite y ponga en marcha el maxímetro solicitado en el punto de suministro.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar