Se encuentra usted aquí

Factura de luz

Factura de luz

La factura de la luz es el comprobante que recibe el consumidor de electricidad, donde se justifica el importe que debe pagar por el abastecimiento de luz y que generalmente se abona a través de domiciliación bancaria.


La cantidad de dinero que tiene que abonar el cliente depende de una serie de factores que se enumeran a continuación:

  • El término de potencia eléctrica.
  • El término de consumo de luz.
  • El alquiler del contador de electricidad.
  • Los impuestos fijados por el Gobierno.

¿Cómo se estructura la factura de la luz?

El recibo de la luz consta de alrededor de dos a tres páginas donde se detalla, no solo todo lo relacionado con el suministro de electricidad sino también los datos del titular y la estructura que representa actualmente es la siguiente:

 En la primera página de la factura se pueden encontrar varios elementos como los descritos a continuación:

 En la segunda página del recibo eléctrico se desarrolla todo el consumo del abastecimiento:

  • En la parte superior, se encuentra una gráfica explicativa donde se detalla hacia dónde se destina lo abonado por el cliente e intentar facilitar una mayor transparencia.
  • El resto de la página trata sobre el desarrollo del consumo de electricidad, reflejando la potencia eléctrica, el gasto realizado, el alquiler del contador y los impuestos incluidos.

 La última factura aprobada por el Ministerio de Industria incorpora una tercera página con la siguiente aclaración:

  • Facilita información de interés para el consumidor.

¿Qué se paga en la factura eléctrica?

El cliente abona un importe a la comercializadora a través de la factura de la luz, pero este resultado depende de una serie de conceptos que son los que determinan el coste exacto y que se especifican en el siguiente cuadro explicativo:

Concepto de la factura eléctrica ¿A qué corresponde? ¿Cómo se calcula?
Término de potencia. Potencia contratada por el cliente que paga realice consumo o no. Kilovatios (kW) x precio del kW x días de facturación.
Término de consumo. Consumo realizado en la vivienda durante el periodo de facturación. Kilovatios hora (kWh) x precio del kWh.
Alquiler de contadores. Si el contador eléctrico está alquilado a la distribuidora. Precio del alquiler del contador.
Impuesto sobre la Electricidad. Retribución exigida por el Gobierno a todos los consumidores de electricidad. Precio del suministro x 4,864 % x 1,05113
Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Otro impuesto que se tiene que abonar. 21% sobre el total de la factura.

Ahorrar en la factura de la luz

El usuario puede recurrir a diferentes métodos para ahorrar en la factura de electricidad, pero primero tiene que estar seguro de qué tipo de suministro tiene en su vivienda y ver cuál de estas opciones es la más recomendable en su caso:

 El consumo de luz se puede reducir empleando algunas de las siguientes medidas:

  • Colocar bombillas de bajo consumo.
  • Utilizar programas fríos en la lavadora y lavavajillas.
  • Evitar colocar juntos el frigorífico y el horno.
  • Emplear toda la luz solar que sea posible.
  • No mantener los aparatos eléctricos en stand by.

 La potencia eléctrica puede ser muy elevada, lo que implica tener un término fijo muy alto y podría ser aconsejable disminuir este concepto.

  • No realizarlo si se tiene una potencia contratada muy pequeña.
  • Solo se puede efectuar un cambio de potencia al año.
  • Se tiene que acoger a una potencia normalizada.

 Cambiar la tarifa eléctrica es una forma muy práctica, no solo de ahorrar en el recibo de la luz sino también de mejorar la oferta y encontrar alguna con distintas condiciones:

estudio de factura

 Si el consumidor tiene el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) puede cambiarse al mercado libre.

  • Puede obtener descuentos para disminuir el importe a pagar en la factura de luz.
  • No está sujeto a las fluctuaciones del mercado.
  • Conoce el precio desde el primer momento y se mantiene estable durante un periodo de tiempo.

 Puede contratar una tarifa con discriminación horaria, que disponga de un precio para las horas nocturnas y otro distinto para las horas diurnas:

  • Solo produce ahorro cuando se efectúa más del 33% del consumo en horario valle.
  • El usuario tiene que tener unos hábitos muy controlados.

¿Cómo pagar la factura eléctrica?

Las compañías eléctricas prefieren el pago de las facturas a través de la cuenta bancaria, pero actualmente existen tres métodos que el cliente puede escoger y que son los siguientes:

  1. Domiciliación bancaria que es la más común y cómoda.
  2. Pago con tarjeta de crédito.
  3. Transferencia bancaria que es el método menos empleado.

Si el consumidor no paga el recibo eléctrico en el periodo estipulado, la comercializadora puede aplicar el llamado “interés de demora”, que es un recargo incluido por no pagar la factura.

En este caso, el usuario tiene un plazo de 20 días naturales para abonar esta cantidad o la compañía eléctrica puede recurrir al corte del suministro de luz. Se puede pagar a través de giro postal, transferencia o domiciliación bancaria.

Tipos de factura de luz

La factura de la luz que recibe el cliente puede ser tanto mensual como bimestral, pero también incorporar no solo el suministro eléctrico sino también de gas, y la forma de obtenerlas puede ser de cualquiera de estas maneras:

  1. Facturación electrónica que se está convirtiendo en habitual. Este documento se puede descargar y mantener tanto en el ordenador como imprimirlo en papel.
  2. Facturación en papel donde los recibos llegan como siempre. Si se tiene este tipo de factura es recomendable guardar al menos una por si se necesitan datos de abastecimiento.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar